Hace un par de días se publicó en este mismo medio una nota cuyo título dice que la depresión es una forma de cobardía moral. La afirmación es inaceptable desde el punto de vista sanitario, científico y filosófico, a la vez que hiere, innecesariamente, la sensibilidad de quienes intentan superar un episodio depresivo.