Imprimir esta página
03
Octubre

Kicillof  buscó abrir el diálogo con CARBAP  y prometió revisar los impuestos al campo

Publicado en Política

Para Axel Kicillof pisar las instalaciones de Carbap era un desafío. El presidente de la institución, Matías De Velazco, había calentado la previa. "Hay que limar asperezas con Kicillof. Existen resquemores por parte del campo. A lo mejor vienen a hacer una autocrítica, esperemos que hayan aprendido de los errores", había dicho el dirigente en radio Led.

 

 

Por supuesto que el candidato a la gobernación no hizo ningún tipo de autocrítica, pero fue cauteloso, evitó roces y buscó contener demandas. "No me voy a hacer el tonto ni el distraído. Sé que hubo grandes conflictos entre el gobierno anterior y el sector agropecuario. Pero estamos ante un situación compleja de la que vamos a tener que salir adelante todos juntos", dijo sobre el final de su intervención, quizás relajado y sabiendo que había superado el reto.

 

Aclaró que llegaba al auditorio de Carbap como diputado y candidato. Aunque no eludió la responsabilidad que le espera. "Sabemos que existe una posibilidad de que tengamos que compartir un período en la provincia con nosotros en el gobierno y ustedes llevando adelante su producción y el trabajo institucional", dijo.

 

Con su particular estilo de oratoria, Kicillof mostró cifras y expuso un largo análisis del sector. No mostró números puntuales de la provincia de Buenos Aires, su enfoque fue macro.

 

Varias veces dejó en claro que mantenía contacto con referentes de la entidad en sus recorridas por la provincia. Y en un momento se plantó con críticas a la comisión directiva. "Vengo manteniendo reuniones con todos los sectores de la producción. Pero en un momento deje de reunirme con Carbap por una decisión de la comisión directiva", dijo. A su lado, De Velazco agachó la mirada.

 

Más que los números y el diagnóstico sobre la economía, a los productores del campo querían saber cuál iba a ser su política respecto de los impuestos que paga el sector. Por allí fueron las primeras preguntas al candidato.

 

En ese marco, Kicillof propuso la creación de una "mesa tributaria" para discutir la estructura impositiva del sector. "A todos los lugares a los que voy escucho quejas sobre el impuesto inmobiliario rural. Hay que modificarlo. El valor, las cotizaciones, y el modo de implementación", sostuvo, al tiempo que también indicó que "un impuesto tiene que ser razonable. En particular con las herencias, que tiene problemas de implementación", dijo.

 

"Los impuestos tienen que ser pagables, porque si no son pagables son una exención", dijo y aseguró que "el gobierno de la Provincia tiene herramientas para mejorar la producción y uno es el Banco Provincia". Sobre la entidad, indicó que "durante esta gestión prácticamente ha abandonado esa función".

 

"No sé en qué estado patrimonial vamos a encontrar el Banco. Pero si sé que vamos a otorgar créditos para la producción. La Provincia tiene que tener políticas segmentadas, por sector. En la provincia queremos tener una política productiva que incluya a todos los sectores", sostuvo.

Los productores también le preguntaron sobre las patrullas rurales, un punto complejo desde el financiamiento pero que -según expresaron- es clave para el arraigo al campo. "La seguridad en la provincia de Buenos Aires hoy está sumamente desfinanciada. La Patrulla Rural es una buena política, pero necesita financiación", aseguró.