La maniobra apunta a que el ex mandatario “sea juzgado, no en la Justicia nacional sino en el TSJ”, integrado por jueces y juezas que fueron designados por el propio Macri, puntualizó Cámpora.

La relación de los jueces con el gobierno de Macri

“Cómo no va a querer que lo juzgue el TSJ si ahí puso a todos sus amigos”, apuntó y lo justificó mencionando algunos nombres de los integrantes de ese tribunal: Santiago Otamendi, ex viceministro de Justicia durante el gobierno de Macri en la Ciudad; Inés Mónica Weinberg de Roca, candidata del gobierno anterior para ser Procuradora General de la Nación.

También mencionó al jefe de los fiscales porteños, Juan Bautista Mahiques, ex funcionario del gobierno de Macri, integrante de la denominada mesa judicial y denunciado por “presiones” contra la camarista Ana María Figueroa.

“Por qué no se sinceran y nos traen el proyecto con los fallos escritos garantizando la impunidad de Mauricio Macri, que precisamente es el objetivo que tiene el proyecto que estamos discutiendo”, desafió Cámpora dirigiéndose al oficialismo.

Y redobló la apuesta: “Sincerémonos. Ya que juegan al paddle con los jueces y ponen a sus amigos en los tribunales, traigan los fallos que quieren que dicten y somos más sinceros en la discusión”, ironizó.

 

En el mismo tono se refirió a Darío Nieto, el secretario privado de Macri, acusado de espionaje y candidato a diputado por la ciudad. “Por ahí quieren que traernos su pliego para el TSJ”, chicaneó y concluyó: “No bastardeen la autonomía de la ciudad. Sincérense”.